La entidad comunitaria creará un nuevo fondo que permitirá a los bancos permanecer durante más tiempo con acceso al crédito.

El Banco Central Europeo prepara este nuevo instrumento que supondrá un respiro para los bancos irlandeses.