El Banco Central Europeo ha revisado a la baja su previsión de crecimiento de la economía de la zona euro para 2007, desde un rango anterior del 2,3-2,9 por ciento, hasta el 2,2-2,8 por ciento. EL BCE también ha ajustado sus estimaciones de inflación, desde el 1,8-2,2 por ciento anterior, hasta el 1,9-2,1 por ciento, cuando el límite del objetivo de la institución es del 2 por ciento.