El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener invariados los tipos de interés en el 4%, tal y como esperaba el consenso del mercado. Así, las tasas de la zona euro continúan en el nivel más alto de los últimos seis meses por las presiones inflacionistas. La crisis del mercado del crédito provocada por el desplome del sector subprime norteamericano ha hecho que, por el momento, la institución decida mantener el precio del dinero estable en espera de la evolución de los mercados financieros, y a pesar del incremento de la inflación y del empeoramiento de las previsiones de crecimiento de la eurozona desde varias instituciones, la última el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El Banco Central Europeo(BCE) no sorprendió. El organismo que presiden Jean Claude Trichet decidió mantener invariados los tipos de interés en el 4%. El BCE optó por la prudencia, a pesar del empeoramiento de previsiones de crecimiento de la zona euro desde diferentes instituciones, la última el Fondo Monetario Internacional, por las presiones inflacionistas que se ciernen sobre la eurozona. Los mercados financieros preveían que el máximo órgano ejecutivo del BCE no iba a modificar las tasas ya que se han intensificado las tensiones en los mercados de dinero y pese a que existen presiones inflacionistas por el encarecimiento de la energía y algunos alimentos. La tasa de inflación de la zona del euro subió en marzo hasta el 3,5%, el valor récord desde la creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM) en 1999. El Banco de Inglaterra redujo los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 5%, como habían previsto los analistas. Esta entidad monetaria había bajado las tasas el 7 de febrero y el 6 de diciembre del año pasado, también de forma moderada. El euro ha batido hoy un nuevo récord, en 1,5912 dólares, horas antes de conocerse que el BCE dejaba los tipos de interés inalterados. La Reserva Federal estadounidense (Fed) recortará previsiblemente más el precio del dinero, actualmente en el 2,25%, en los próximos meses tras la fuerte ralentización de la economía de EEUU. El aumento del diferencial de los tipos entre la zona euro y EEUU incrementa la rentabilidad de los activos denominados en euros y ha contribuido a la apreciación de esta divisa desde comienzos de año. La divisa europea se ha apreciado desde el 2 de enero un 8,3%, hasta superar la marca de los 1,59 dólares. El BCE fijó ayer el cambio oficial del euro en 1,5726 dólares. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ofrecerá en la sede central del banco europeo en Fráncfort a partir de las 12.30 horas GMT más detalles de las deliberaciones del consejo de gobierno en la rueda de prensa mensual, que también se transmitirá en directo por la página de internet de la entidad en inglés, alemán y francés.