Stefan Isaacs, gestor del fondo de M&G European Corporate Bond asegura que el mercado de bonos europeo ha tenido en cuenta un recorte en los tipos de apenas un 0,25% por parte del Banco Central Europeo, y no se espera que esto ocurra hasta la primavera de 2009. A su juicio, esta medida no es suficiente para estimular la economía.
“Los datos de la economía europea han estado contenidos hasta la fecha, con la confianza de los consumidores y de las empresas aún razonablemente sólida en países como Francia o Alemania. Sin embargo, las cifras de las ventas minoristas publicadas este mes han sido más débiles de lo esperado. El principal problema al que se enfrenta el BCE es una preocupante subida de la inflación – la inflación en Europa alcanzó un 3,5% en marzo, la mayor en los últimos 16 años y muy por encima de su objetivo del 2%. Esto implica que el mercado de los bonos europeos neutralice esta medida, ya que, efectivamente ya había descontado el recorte de los tipos hace apenas unos meses. Creo que el crecimiento económico está abocado a debilitarse, posiblemente de manera brusca, y que la presión inflacionista remitirá. El mercado de bonos está descontando tipos de interés del 3.75% para la primavera de 2009, pero creo que los tipos necesitarán caer mucho más. Como consecuencia, he posicionado el fondo M&G European Corporate Bond Fund a largo plazo. Esto refleja mi creencia de que hay valor en el mercado de bonos que permitirán al fondo obtener beneficios de cualquier rally cuando los tipos de interés bajen”.