El Banco Central Europeo (BCE) no tiene un calendario fijado para la retirada progresiva de las medidas extraordinarias de liquidez adoptadas para hacer frente a la crisis. Así lo afirmó hoy en Fráncfort el miembro del consejo ejecutivo, Jürgen Stark, que argumentó que la estrategia de salida no puede estar sujeta a fechas porque "dependerá de la evolución del mercado del dinero".