La cotización del barril de Brent cayó hoy por debajo de la barrera de los 80 dólares, situándose así en unos niveles que no alcanzaba desde octubre del año pasado. Esta mañana, el precio del barril de referencia en Europa cotizaba a un precio de 78,39 dólares, después de haber abierto a 80,5 dólares. También caía la cotización del barril de Texas, de referencia en EEUU, que se cotizaba a la misma hora a 82,91 dólares, perdiendo casi dos dólares con respecto a su apertura. Estos precios sitúan al crudo lejos de los récords históricos alcanzados a mediados del pasado mes de julio, cuando el barril de petróleo superó los 147 dólares.
El pronunciado descenso del crudo ha ido en paralelo al fuerte retroceso de la demanda en Estados Unidos y en otros países desarrollados, debido a una menor actividad económica y a los temores que suscita la actual crisis financiera. Además, el dólar se fortalecía ante el euro y otras divisas, lo que tiende a desanimar a algunos inversores a comprar petróleo y otras materias primas que se negocian en la divisa estadounidense. El precio del barril de Brent se ha depreciado un 47 por ciento desde que el 11 de julio pasado marcase su récord histórico, 147,5 dólares. También el valor del petróleo de Texas ha caído un 14 por ciento en las siete sesiones de este mes y un 41,2 por ciento, 60,68 dólares, desde el récord de 147,27 dólares que alcanzó el 11 de julio pasado. El acelerado retroceso en el valor del crudo ha llevado a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a convocar una reunión extraordinaria el 18 de noviembre, para analizar "la crisis financiera global, la situación económica mundial y sus efectos en el mercado del petróleo", explicó el cártel. En su última reunión del pasado mes de septiembre, la OPEP decidió reducir su producción en unos 520.000 barriles diarios para sostener la cotización del crudo.