El Banco de Japón (BOJ) decidió hoy dejar los tipos de interés en el 0,1 por ciento, como esperaban los analistas, al término de su reunión mensual de dos días celebrada en Tokio. La decisión fue adoptada por unanimidad por todos los miembros del comité monetario de la entidad emisora nipona. La segunda economía del mundo se encuentra inmersa en una profunda recesión desde mediados del pasado año y en los últimos meses el banco central nipón ha decidido distintas iniciativas para favorecer la liquidez al mercado.
Según el diario "Nikkei", el BOJ ha acordado intercambiar divisas con la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco Central Europeo y los instituciones monetarias británica y suiza debido a la escasez de liquidez en moneda extranjera.

La Fed proveerá dólares a las instituciones firmantes mediante acuerdos "swap" (permutas), mientras que si la institución estadounidense lo necesita podrá aumentar sus fondos en moneda de los participantes del acuerdo.

Según ese acuerdo, la Fed podrá proveer liquidez en yenes, euros y otras divisas a las instituciones financieras estadounidenses por un valor equivalente a unos 287.300 millones de dólares.

El Banco de Japón ya acordó proveer hasta 10 billones de yenes (unos 99.000 millones de dólares) por el acuerdo alcanzado con la Fed a finales de octubre pasado.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Japón se desplomó alrededor del 12 por ciento en el primer trimestre de este año.

El influyente informe Tankan que divulga el Banco de Japón señaló que la confianza empresarial en Japón registró entre enero y marzo la peor caída trimestral de su historia con respecto a los tres meses anteriores.

El primer ministro japonés, Taro Aso, ha propuesto un tercer plan de estímulo económico para impulsar la economía, que se sumará a dos ampliaciones presupuestarias del ejercicio del 2008 que ascienden a 75 billones de yenes (763.100 millones de dólares).