El funcionario del Banco de Inglaterra, Andrew Sentance, ha asegurado que la institución monetaria anglosajona ha detectado señales que alientan una recuperación en la economía del Reino Unido y en la global. Sin embargo, cree que todavía hay riesgos de nuevas turbulencias financieras que podrían dificultar la recuperación.