La reunión del Banco de Inglaterra concluyó con la decisión de elevar desde los 125.000 iniciales hasta los 175.000 millones de libras el programa de compra de deuda. El mercado temía que el Banco de Inglaterra diera una primera marcha atrás en su política anticrisis, al calor de las expectativas de recuperación.