Un estudio mensual publicado hoy por el Banco de Francia prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de la economía francesa se contraiga un 0,6% en el primer trimestre de 2009, lo que supone exactamente el mismo dato que el pronóstico de hace un mes. Según la encuesta, la actividad industrial se redujo drásticamente en febrero, debido a una caída de la producción tanto en los sectores de bienes intermedios y de capital, como en la industria automovilística. "El número de nuevos pedidos se volvió a reducir tanto en el mercado doméstico como en los extranjeros", explicó el Banco de Francia, y añadió que "permanece muy por debajo de los niveles normales".