Fuentes del mercado comentaron ayer que el Banco de España está estudiando relajar las actuales exigencias en el calendario de provisiones de los créditos de la banca, que son más severas que las que existen en otros países del entorno, según publica hoy El País. Aunque no hay una decisión tomada, el supervisor podría entender que la situación actual no es como la de hace cinco años, cuando se redactaron estas normas, entre otras razones, para intentar frenar el boom hipotecario. El Banco de España no hizo comentarios, según este rotativo.