El Banco Central de Holanda tuvo que tomar el control de la entidad neerlandesa DSB Bank tras fracasar el intento de rescate por parte de un consorcio de cinco grandes bancos, ING, SNS Reaal, Rabobank, Fortis y Abn Amro. La institución anunció hoy en un comunicado que ha sido nombrado administrador del DSB, una entidad privada con cerca de 8.000 millones de euros que es muy conocida en el país a pesar de su pequeño tamaño.