El grupo portugués EDP prevé invertir en un primer momento unos 70 millones de euros hasta 2010 en el proyecto InovGrid, que incluye entre otras cosas la implantación de herramientas para que los clientes puedan autogestionar el consumo, anunció en un comunicado. Este proyecto, que hace énfasis en la actividad de distribución, aspira a crear las condiciones en la red para que el usuario pueda mejorar los hábitos de consumo, producir electricidad mediante la microgeneración, disponer de nuevas formas de tarificación y contar con fórmulas novedosas de precios. La compañía dice responder con la puesta en marcha de este proyecto al desarrollo de las nuevas energías alternativas y al esfuerzo del sector por mejorar la fiabilidad en el suministro. Los consumidores, señala, adoptarán en el futuro un "papel activo" y contarán con opciones de interactuar con la red.