La compañía eléctrica francesa EDF concluyó 2009 con un beneficio neto atribuido de 3.905 millones de euros, lo que implica un crecimiento del 12% respecto al año anterior, gracias a la integración de su filial británica British Energy, adquirida a finales de 2008.