El consejo de administración de EDF ha aprobado la compra del operador británico de centrales nucleares British Energy por 12.400 millones de libras (15.750 millones de euros), según el diario estadounidense Wall Street Journal, que cita fuentes cercanas a la operación. Para cerrar el acuerdo, EDF desembolsará 774 peniques por acción, nueve más que la oferta realizada en julio, cuyos términos rechazó la compañía británica presionada por dos de sus principales accionistas. Según el diario nortemaericano, la operación será anunciada mañana, antes del inicio de la sesión bursátil en Londres, y EDF dará detalles de la misma en la rueda de prensa que tiene programada unas horas después en París.
Uno de los aspectos que ha facilitado el cambio de postura de British Energy es la disposición de Invesco Asset Management, uno de los dos accionistas contrarios a la oferta presentada en julio, a aceptar los nuevos términos de la operación. La oferta de EDF no será enteramente en efectivo. El grupo francés pagará 700 peniques en metálico y entregará, además, un certificado conocido como 'derecho a un valor de contingencia', relacionado con la producción de British Energy y con la evolución de los precios de la electricidad. El Gobierno británico, que cuenta con un 35% del operador británico, ha recibido con buenos ojos el interés de EDF por la compañía, ya que al grupo francés se le atribuye capacidad tecnológica suficiente para revitalizar el plan de desarrollo nuclear británico. EDF, que acaba de participar en un intento de compra de la estadounidense Constellation Energy, llegó a negociar con ACS un acuerdo sobre el accionariado de Iberdrola que no prosperó. El grupo presidido por Pierre Gadonneix comunicó por carta en agosto a la eléctrica de Ignacio Sánchez Galán que no tenía intención de tomar una posición accionarial en Iberdrola.