El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, mostró hoy su "plena confianza" en la solvencia de la deuda española y en la evolución de la economía, que registró un déficit del 11,4% del PIB al cierre de 2009. Durao Barroso declinó comparar las dudas suscitadas en los mercados sobre la credibilidad de las finanzas públicas de España y otros países como Portugal o Grecia, y se limitó a decir que en Europa existen "diferentes países con diferentes problemas".
"No debemos entrar en comparaciones. En Europa tenemos economías distintas con problemas distintos. Las comparaciones tienen cierto riesgo", explicó.

En este sentido, el presidente de la CE recordó que 20 países de los Veintisiete incurren actualmente en un déficit "excesivo" debido a las ayudas para frenar la recesión, si bien puntualizó que "algunos tardarán mas que otros" en corregir sus cuentas al 3% el PIB que impone el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Respecto al plan de austeridad remitido por el Gobierno español a la CE el pasado 1 de febrero, Durao Barroso mostró su "confianza" en el recorte de 50.000 millones de euros que planea el Ejecutivo para los próximos tres años, y abogó por afrontar las dificultades "con determinación".