Los directores generales de finanzas de varias empresas importantes esperan reducir el año próximo en un 1,6% su número de empleados en Estados Unidos y en un 2,6% en Europa, y que aumenten las contrataciones a través de terceras partes, según un sondeo trimestral a jefes financieros. Si bien estos esperan que las condiciones empresariales mejoren en el 2010, alrededor de las dos terceras partes de los encuestados no esperan que los niveles de empleo alcancen los niveles previos a la recesión al menos hasta el 2011.