Tres altos ejecutivos del banco para la reconstrucción KfW y del IKB, despedidos por llevar a estas entidades al borde de la quiebra, reclaman el pago de sus elevados salarios y pensiones, revela hoy el rotativo alemán Bild. Añade que Detlef Leinberger y Peter Fleischer, destituidos por el KfW como responsables de transferir erróneamente 320 millones de euros al insolvente banco estadounidense Lehman Brothers, han presentado sendas denuncias ante la audiencia de Fráncfort. Ambos reclaman que sus despidos sean declarados improcedentes y que se les sigan pagando sus salarios de 460.000 euros como miembros del consejo de administración del KfW.