Los directivos de Ford se enfrentan hoy a los accionistas de la compañía para explicarles cuál es el futuro del fabricante en un ambiente económico que ya ha llevado a Chrysler a la quiebra y amenaza a General Motors (GM) con lo mismo. De momento Ford ha evitado tener que recurrir a ayudas públicas, al contrario que Chrysler y General Motors que han recibido 15.400 millones de dólares de Washington para mantener en marcha sus operaciones estadounidenses. Los principales ejecutivos de Ford ya afirmaron el pasado 24 de abril que este año tendrán suficiente dinero para seguir operando sin la ayuda de préstamos públicos a pesar de perder 1.427 millones de dólares en los tres primeros meses del año.