Deutsche Postbank ha anunciado hoy una inesperada pérdida del cuarto trimestre al duplicar sus provisiones para pérdidas crediticias advirtiendo de más morosidad en su cartera de créditos estructurados. La revisión llega tras una exposición a bienes raíces peor a la esperada en la rival española BBVA, que elevó las provisiones para pérdidas ligadas a propiedades el mes pasado. Postbank ha indicado que su pérdida antes de impuestos en los tres meses hasta diciembre se achicó a 269 millones de euros (365 millones de dólares) desde una pérdida revisada de 956 millones de euros en el mismo período del año anterior, gracias a un desempeño positivo de su negocio estructural de préstamos minoristas. Su pérdida neta trimestral ha sido de 126 millones de euros.