El desempleo entre los 30 países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) será del 5,5% de la población activa en 2008, es decir, 31,8 millones de personas estarán sin trabajo en estos países en esa fecha. Son los cálculos presentados por esta entidad en su informe anual sobre Perspectivas de empleo, en los que se estima también que en los países europeos miembros, las tasas de desempleo se reducirán en un 1% hasta 2008 y se situarán en 6,6%, cifra que sigue siendo superior a la media de la OCDE.