3, 2, 1... ¡Se acabó la cuenta atrás! Sudáfrica abre al mundo las puertas de la XIX edición del Mundial de Fútbol, un encuentro que moviliza civilizaciones y que es capaz de hacer olvidar hasta las preocupaciones más viscerales que giran alrededor del globo terráqueo. Deudas, medidas anticrisis, reforma laboral... todo queda en un segundo plano cuando se trata de dar paso a las 32 selecciones que están llamadas a lo que es un descomunal escaparate para lucirse en el terreno de juego pero también en el empresarial. Y no es para menos, cientos de millones de personas se sentarán frente al televisor para ver a sus equipos y las grandes compañías lo saben. Y es que no se puede desaprovechar la oportunidad de que el mundo vea tu marca publicitada ni, mucho menos, de vestir a las grandes estrellas que alcen el trofeo. El pitido inicial ya ha sonado ¿quién se proclamará ganador? Adidas, Nike, Coca-cola, McDonalds, Visa ¿cuáles son sus apuestas?
Según un estudio realizado por la revista Tiempo, el país que logre vencer el Mundial podría ver incrementado su Producto interior Bruto (PIB) en un 0,7% gracias a la influencia positiva que tendría la noticia, pues se elevaría la confianza de la población y, en consecuencia, también el consumo. Y es que “los mercados tienen un aspecto psicológico muy importante y este tipo de eventos deportivos impactan muy positivamente”, reconoce Diego Martínez Buzarco, analista de Corsiglia. No obstante, las connotaciones de este evento deportivo van más allá de los aspectos psicológicos y no sólo se juega en le terreno de juego sino también en el terreno comercial. A parte de la competición entre los equipos, se lidia una lucha entre las compañías que vestirán a las selecciones con el fin de obtener mayor popularidad y fomentar así el consumo de sus productos. Pero no sólo en el ámbito textil ha comenzando el partido,compañías de alimentación, bebidas, tarjetas de crédito o de tecnología pueden ver en este mundial un aliciente de crecimiento en ventasEn este sentido, José Manzanares, director de Productos y Mercados, explica que las compañías que participarán en el Mundial de fútbol de Sudáfrica “sobre todo se beneficiarán aquellas cuyos equipos lleguen a las finales porque habrá gran demanda de productos por parte de los seguidores y esto influirá directamente en el valor”.

Y es que hay que tener en cuenta que es un evento muy importante "que va a hacer entrar mucho capital por lo que  si además viene acompañada de una subida en las bolsas puede ser muy positivo para todas empresas patrocinadores, apunta Soledad Pellón, analista de IG Markets.

Adidas se postula como favorita del Mundial

Las marcas que visten a los equiespos de fútbol confían en que este este evento sirva para impulsar sus ventas y recuperar parte de la cuota de mercado perdida durante esta crisis. De las ocho firmas que estarán presentes en la Copa del Mundo de fútbol, Adidas, Nike y Puma lucharán para convertirse en los grandes triunfadores. Pero entre los expertos retumba con fuerza el nombre de una de ellas: Adidas. Esta compañía de nacionalidad alemana vestirá a doce equipos, la mayoría de ellos europeos. España, Alemania, Francia, Dinamarca, Eslovenia y Grecia, a las que se unen Argentina, Paraguay y México. Grandes selecciones, muchas de ellas favoritas -como la española o argentina- para una sóla marca. "La nacionalidad de Adidas es lo que aporta bastante confianza", asegura Julián Coca, analista de Inversis. Y es que, "sin olvidar que Adidas cotiza en el Dax, el mejor índice en estos momentos, es una compañía que ofrece crecimientos con la exposición a regiones emergentes que están siendo uno de los motores de la economía, a lo que hay que sumar que las ventas se realizan en dólares". Hablar de Adidas es hacerlo de una compañía exportadora que se está viendo, además, favorecida por la debilidad del euro frente al dólar. Y en este contexto, Coca reconoce que, desde la zona de 1,40 unidades a los que cotizaba el euro-dólar hasta los niveles actuales, este valor puede generar plusvalías únicamente por divisas que van a favorecer mucho la cuenta de resultados en este como para el próximo año".

"Adidas es un claro ejemplo de un valor que está subiendo en su cotización a medida que se acerca el Mundial de Fútbol", afirma Roberto Moro, analista independiente. Desde el punto de vista técnico, esta compañía de ropa deportiva "no ha perdido grandes posiciones y, si la perdió en su momento, las está recuperando con una facilidad increíble". Moro considera que "da gusto" ver gráficos como el de Adidas, que está recuperando la zona de los 44.75 euros, incluso los 45,30 euros, ya que en estos momentos "cerca del 95% de los que se ven están bastante deprimidos".

Pero contra la marca alemana compiten otras. Nike también cuenta con una baza importante: tener a Brasil, Portugal o Holanda entre las selecciones que vestirá. Pero no acaba aquí, Serbia, Australia, Estados Unidos, Corea del Sur y Nueva Zelanda se suman a la lista. David Navarro, analista de Inversis Banco, destaca el potencial de esta compañía por su disposición a vender en lugares donde realmente está aumentando el consumo de este tipo de productos como es el mercado asiático. Por ello, tanto Nike como Adidas, son dos compañías a tener en cartera. Técnicamente, Moro explica que Nike, "ha conseguido rozar la zona de los 69 dólares tratando de buscar la resistencia que presenta en 73 dólares". Por ello, "es un títulos que a medio plazo lo está haciendo muy bien en búsqueda de los 74 dólares que, si los supera, debería dar paso a la consecución de los 80 dólares".

Los socios de la FIFA ganan por goleada

Ante un evento de estas carcaterísticas, aliarse con su promotor es la victoria asegurada. Y es que no sólo las grandes marcas de ropa que vistan a los jugadores se van a beneficiar de este mundial, sino también todas las marcas que se han convertido en socios de la FIFA. Adidas vuelve a salir a la palestra, pero también lo hacen Coca-Cola, Visa, Sony o McDonalds. Mientras que la relación entre la FIFA y Adidas se remonta a 1970, y desde entonces ha sido proveedor del balón oficial para todos los encuentros del mundia, Coca-Cola se remonta a 1974 con lo que ha podido anunciarse en todos los estadios de las Copas Mundiales de la FIFA. "Muchos son los que hablan ya sobre el potencial de las compañías patrocinadoras de este evento deportivo", reconoce Luís Lafón, socio director de Capitalia Familiar. En este contexto, este analista considera que “normalmente todo lo que invierten lo suelen recuperar a medio y largo plazo y no sólo en ventas si no en presentación del producto a nivel mundial”. No obstante, “no haríamos ninguna inversión específica únicamente por las repercusiones del mundial”.

Desde Inversis Banco reconocen que tanto Coca-Cola como McDonalds -otra compañía asociada a la FIFA- hay que tenerlas en cartera. "Nosotras las tenemos desde hace años y sin ningún pensamiento de venderlas. ¿El motivo? "Son dos grandes marcas por lo que en época de crisis todo el mundo confía más en la marca y pone su valor sobre la mesa; están muy bien posicionadas a nivel mundial con grandes apuestas en logística (los envases los fabrican en el país en el que venden, lo que supone tener muchos menos costes de logística). Por su parte, Buzarco también se decantaría por este tipo de compañías ya que "estamos en los inicios tempranos de la recuperación global y aunque el poder adquisitivo de los consumidores no se ha recuperado del todo, pero estas marcas se posicionan fuertemente en los productos de bajo coste y masivos". "Los resultados de McDonalds han sido positivos incluso en la fase recesiva del ciclo económico, actúa de forma contracíclica y tiene unas muy buenas expectativas para el inversor", señala.

En colaboración con Gestiona Radio