Alistair Darling, ministro de Hacienda de Reino Unido, ha advertido de que el aumento de los precios del petróleo y el fracaso de algunos países europeos de poner en orden sus bancos puede frenar el crecimiento de la economía británica.