Cuatro ejecutivos de Rio Tinto juzgados en China se declararon culpables de haber aceptado el cobro de sobornos, según reconocieron los abogados de los acusados a la conclusión de la vista celebrada en el Tribunal Intermedio Número Uno de Shanghai. En concreto, el ciudadano australiano de origen chino Stern Hu y otros tres directivos locales de la minera en China, Wang Yong, Ge Minqiang y Liu Caiku, fueron detenidos en 2009 acusados de aceptar sobornos y cometer espionaje industrial.