Cuatro ejecutivos de Rio Tinto juzgados en China se declararon culpables de haber aceptado el cobro de sobornos, según reconocieron los abogados de los acusados a la conclusión de la vista celebrada en el Tribunal Intermedio Número Uno de Shanghai.  Por su parte, el cónsul general de Australia en Shanghai, Tom Connor, indicó que Hu fue acusado de aceptar sobornos casi un millón de dólares y relató que "Hu admitió algunos de esos cobros".