Credit Agricole ha anunciado una nueva rebaja de valor contable de 2.500 millones de euros que afectará de forma negativa a los resultados de 2007 y que pone de relieve el deterioro de las condiciones del mercado crediticio. Esta decisión podría tener implicaciones más importantes, ya que podría llevar a otros bancos a incrementar sus provisiones por su cartera de obligaciones de deuda colateralizada.
El consejero delegado de Credit Agricole, Georges Pauget, ha indicado que el banco asumirá rebajas de valor contable por 1.300 millones de euros en relación con sus obligaciones de deuda colateralizada en tramos super-senior. Los 1.200 millones de euros restantes estarán destinados a reforzar las provisiones contra la exposición del grupo a los aseguradores de bonos, que se han visto muy afectados por la crisis crediticia. Como resultado de esta decisión, el banco de inversión de Credit Agricole, Calyon, registrará una pérdida anual. El banco francés, sin embargo, ha indicado que mantiene su dividendo anual. En noviembre, Agricole anunció una caída del 17% en su beneficio neto del tercer trimestre hasta los 954 millones de euros, frente al mismo periodo del año anterior.