Credit Agricole ha anunciado una nueva rebaja de valor contable de 2.500 millones de euros que afectará de forma negativa a los resultados de 2007 y que pone de relieve el deterioro de las condiciones del mercado crediticio. Esta decisión podría tener implicaciones más importantes, ya que podría llevar a otros bancos a incrementar sus provisiones por su cartera de obligaciones de deuda colateralizada.