Countrywide Financial registró unas pérdidas de 1.200 millones de dólares, 2,85 dólares por acción, cuando el año pasado había obtenido unos beneficios de 648 millones de dólares, por culpa de unas pérdidas de 1.310 millones en su división hipotecaria. Los analistas esperaban de media unas pérdidas de 1,28 dólares excluyendo extraordinarios. Eso sí, la compañía espera ser rentable en el cuarto trimestre.