El banco alemán Commerzbank, la primera entidad comercial germana en recibir ayuda del Gobierno tras el estallido de la crisis financiera, ha alcanzado un acuerdo para la venta de la unidad suiza de su filial Dresdner Bank a la firma financiera de Liechtenstein LGT, dirigida por el principe del pequeño país europeo, Max von und zu Liechtenstein.