El presidente y consejero delegado de Codere, José Antonio Martínez Sampedro, afirmó hoy que la compañía se mostró en 2008 resistente, pero no inmune, a las depresiones económicas y a sus secuelas, y anticipó que el año 2009 tampoco se presenta fácil y que se reducirán aún más las inversiones. "Vamos a reducir aún más nuestras inversiones, para que si las condiciones del mercado de crédito lo hiciesen aconsejable, podamos autofinanciarlas en su integridad. Reduciremos también nuestros gastos corporativos, para acomodarnos a un entorno que exige dar prioridad a la consolidación de lo existente, mejorando su eficiencia y productividad", indicó en su discurso en la Junta General y Extraordinaria de Accionistas celebrada hoy. En el ejercicio 2008, Codere redujo las inversiones casi un 60%, hasta los 141 millones de euros.