La entidad estadounidense Citigroup asumirá el control de sus siete vehículos de inversión estructurada (SIVs), por un valor de 49.000 millones de dólares (33.800 millones de euros), y consolidará dichos fondos en su balance. El banco norteamericano ha tomado esta decisión tras confirmar que el valor de los activos de sus SIVs se ha recortado desde los 87.000 millones de dólares (60.000 millones de euros) de agosto hasta los 49.000 millones de dólares actuales. Esto es, se ha reducido en 38.000 millones de dólares (26.200 millones de dólares) en apenas cuatro meses.
Citi espera, como consecuencia, que no haya más requerimientos de liquidez relacionados con estos SIVs y que según se vayan vendiendo los activos, la exposición a los riesgos del banco y el impacto sobre su ratio de capital sean reducidos en consonancia. Los SIV, que a menudo incluyen valores respaldados por hipotecas, han enfrentado en los últimos meses un intenso escrutinio a medida que los inversores en deuda se han resistido a comprar valores a corto plazo en forma de papeles comerciales que proveen financiación crítica para estos vehículos de inversión. Aunque la medida adoptada por Citigroup podría reducir la incertidumbre acerca del futuro de sus SIV, también podría presagiar el final de un esfuerzo que ha realizado todo el sector para crear un fondo común para rescatar a los SIV. Desde septiembre, Citigroup, Bank of America Corp. y J.P. Morgan Chase & Co. han estado intentando crear el fondo. Sin embargo, desde hace unas semanas, las instituciones financieras han empezado a resolver sus problemas con los SIV por su cuenta, con lo que parece disminuir la necesidad de establecer el fondo común de rescate. Citigroup explicó que los SIV que auspicia en la actualidad tienen 49.000 millones de dólares en activos, frente a los 66.000 millones de hace dos semanas y a los 87.000 millones de dólares que totalizaban en agosto. Al igual que otros bancos, Citigroup ha estado vendiendo activos para aliviar la presión sobre estos vehículos. De hecho, otros bancos como HSBC Holdings PLC ya han tomado acciones similares para ayudar a sus propios SIV. Citigroup ya había acordado anteriormente ofrecer hasta 10.000 millones de dólares en ayuda de emergencia a sus SIV. Pero a pesar de que la decisión de hacerse cargo de los activos de sus SIV no es algo nuevo, la medida constituye una sorpresa en el caso de Citigroup debido a que en su último comunicado enviado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, o SEC, afirmó que no tenía "ninguna obligación contractual" de ayudar a ninguno de sus SIV y que no asumiría deuda de esos vehículos.