Cellnex subió en 2017 un 56% en bolsa. En su caso, el avance de IAG fue superior al 41%. Las dos compañías se convirtieron así en las mejores del Ibex 35 en el pasado ejercicio, siendo al mismo tiempo las que menor rentabilidad por dividendo ofrecen. Pero parece que, según la opinión de los analistas, ambas compañías podrían tomar caminos diferentes en 2018.

Cellnexha sido la mejor compañía del Ibex 35 en 2017, con una subida anual que supera el 56%. En segundo lugar se posicionaIAG, al registrar un avance superior al 41%. Al mismo tiempo ambas se posicionan como los valores del selectivo con menor rentabilidad por dividendo.

En concreto, la rentabilidad por dividendo de Cellnex es del 0,38%, al tiempo que la de IAG es del 1,67%. Los avances bursátiles de las dos compañías reducen dicha ratio. Caso similar es el de Amadeus, que con una subida anual que supera el 39% tiene una rentabilidad del 1,60%.

Estas cifras contrastan con la rentabilidad media de la bolsa española en 2017, que alcanzó el 4%. 

Precisamente, en 2017 las cotizadas españolas distribuyeron dividendos por valor de 25.000 millones, en línea con los años precedentes. La rentabilidad por dividendo de la bolsa española se situó en el 4%, lo cual sitúa a la plaza española en posiciones de liderazgo internacional en este capítulo, según apunta Bolsas y Mercados Españoles (BME) en el balance del ejercicio 2017.

El analista de M&G Valores, Nicolás López, subraya que en parte la fuerte subida de IAG en 2017 se explica por la caída que tuvo en 2016 con el Brexit. “La evolución de su negocio sigue siendo positiva y la compañía espera crecimientos del beneficio del 15% anual hasta 2020 por lo que seguimos teniendo buenas expectativas para el valor en 2018”.

López incide en que, como todos los valores cíclicos, el principal riesgo sería una desaceleración económica global pero ahora mismo parece muy improbable que eso pueda suceder en este año. “Una revalorización del 15%, en línea con el crecimiento previsto de los beneficios, sería a priori la expectativa razonable para este año”.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión dan una puntuación a IAG,de 8 sobre 10, considerar que se encuentra en fase alcista, con dicha tendencia tanto a medio como a largo plazo y una volatilidad decreciente en ambos periodos. Sin embargo, el volumen es decreciente.

Las buenas expectativas de IAG se apoyan en los datos de transporte de pasajeros. Hace unos días se conocía que el holding de aerolíneas transportó  104,8 millones de pasajeros el pasado año, lo que supone un aumento anual del 4,1% respecto a 2016.

El grupo aéreo, que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling, Aer Lingus y la marca LEVEL, elevó su demanda un 3,8% de enero a diciembre de 2017, tras aumentar su oferta en un 2,6%, con un factor de ocupación del 82,6%, un punto porcentual más,

Solo en diciembre, IAG transportó a 7,67 millones de pasajeros, un 8,6% más con respecto al mismo mes de 2016, con un aumento del 6,1% de la demanda y del 4% de la oferta. En el último mes del año, el tráfico de negocios se incrementó un 3,9% comparado con el mismo de 2016. Sobre estos datos, los analistas de Renta 4 destacan que las cifras “muestran nuevamente aceleración del crecimiento aunque, como ya comentamos, el crecimiento de la oferta en 2017 ha sido inferior al objetivo del grupo. La demanda, sin embargo, crece a buen ritmo. Estos analistas recomiendan mantener los títulos del holding de aerolíneas con un precio objetivo de 7,1 euros por acción.

El consenso de analistas de Reuters es más optimista con IAG, compañía al que recomienda comprar, con un precio de 7,53 euros, prácticamente el nivel de cotización actual. Así, la empresa dirigida por Willie Wals se queda sin potencial. De las  15 casas que siguen  a IAG, nueve aconsejan comprar y seis mantener.

El último informe favorable para la matriz de Iberia fue el emitido hace unos días por Bank of America, que mejoró su consejo hasta comprar. Lo hizo en la primera sesión de 2018, después de que en la jornada final de 2017 la compañía anunciase la compra de la aerolínea Niki por 20 millones de euros.

En concreto, IAG ha adquirido los activos de la aerolínea austriaca Niki, que formaba parte de Air Berlin, por 20 millones de euros, una operación que proporcionará liquidez a la compañía hasta un máximo de 16,5 millones de euros.

El departamento de análisis de Bankinter incide en que “ya se sabía que IAG era la favorita en la puja por la aerolínea austriaca y finalmente se ha confirmado. La operación tiene sentido ya que el enfoque de Niki en los viajes de ocio encaja perfectamente con la estrategia de Vueling”.

En cuanto a Cellnex, el analista de M&G Valores afirma que “es una compañía de infraestructuras enfocada al crecimiento vía compra de nuevos activos y a la vez generadora de rentas para el accionista por la estabilidad de su negocio y la distribución de dividendos. “La fuerte revalorización de este año se ha visto influida en los últimos meses por la OPA sobre Abertis y la posibilidad de que a su vez se produzca una OPA sobre Cellnex más adelante”, añade.

En opinión de López, la valoración de Cellnex “es bastante elevada y creemos que su potencial para 2018 es más modesto. En caso de OPA podría valer un 10% más que el precio actual. Si no hubiera OPA creemos que su potencial para este año sería muy limitado”.

En cuanto al PER de estas compañías, el de IAG es de 8,36 veces, pero aún más elevado es el de Cellnex, que roza las 150x. Asimismo, las dos compañías cotizan por encima de su valor contable. Y es que el valor en libros del holding de aerolíneas es de 3,28x, al tiempo que el de Cellnex es de 7,94x.  

El consenso de Reuters recomienda comprar los títulos de Cellnex, con un precio objetivo de 21,2 euros por acción. Por debajo de la cotización de la empresa de infraestructuras de construcción. Así, el potencial de caída es del 5,4%. Tras las grandes subidas de 2017 parece que Cellnex se queda sin recorrido en medio de la guerra de opas por su matriz.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión dan una puntuación a Cellnex de 9 sobre 10, de las más elevadas del indicador español, solo por detrás de Amadeus. Según dichos filtros, la compañía se encuentra en fase alcista, con dicha tendencia tanto a medio como a largo plazo y una volatilidad decreciente en ambos periodos.

Si IAG fue el segundo valor del 2017, parece que este también será un buen año para la compañía, que en las primeras sesiones de 2018 acumula una subida superior al 4%. Cellnex, la mejor del selectivo español en 2017, sube casi un 5%.

El analista de CMC Markets, José Luis Herrera, explica que “el apoyo en el soporte relevante de los 4 euros del 2016 volvió a validar dicha zona como buena. La sucesión de mínimos crecientes que desarrolló la cotización ha suavizado la pendiente de la subida hasta el canal lateral-alcista en que está cotizando desde abril de 2017”.

Asimismo, añade que “dicho canal tiene una amplitud de algo más de un euro: la resistencia a vigilar en el corto plazo es la banda superior, los 7,65-7,7€ por acción. Proyectando al alza la anchura de dicho canal, en caso den ruptura alcista, nos llevaría a tantear la zona de resistencias de 2015, en los 8,5-8,7 euros. La pérdida del soporte a corto de los 7,3€ le podría llevar a visitar de nuevo los 6,6 euros”.

 

Sobre Cellnex, Herrera destaca que “tras un doble suelo en los 12,8 euros en 2016, la tendencia alcista ha sido impecable: sucesión de mínimos crecientes con apoyos ortodoxos en la directriz alcista, el último el pasado mes de noviembre en los 19,75 euros. En máximos, el soporte en el corto plazo estaría en la alcista comentada”.