El año 2018 ha empezado de una manera positiva para la bolsa española, con un alza del 3% en la primera semana de cotización hasta los 10.398 puntos. El año pasado cerró con una revalorización del 7,4% su mejor año desde 2013, cuando se anotó una subida del 21%, pese a la situación lateral bajista de los últimos meses del año y la incertidumbre catalana.

Muchas firmas de análisis estiman que este 2018 va a seguir siendo muy positivo para la renta variable nacional y los más optimistas prevén subidas del 15%. Entre los motivos que justifican algunas de estas previsiones, entre las que destacan las de BBVA, Bankinter, Ibercaja, Ahorro Corporación, Renta 4, Mirabaud, UBS y Credit Suisse, están el crecimiento de la economía española, la valoración atractiva que presenta por fundamentales, los beneficios empresariales crecientes, la normalización bancaria y el dividendo que pagan las compañías a sus accionistas.

Precisamente, en 2017 las cotizadas españolas distribuyeron dividendos por valor de 25.000 millones, en línea con los años precedentes. La rentabilidad por dividendo de la bolsa española se situó en el 4%, lo cual sitúa a la plaza española en posiciones de liderazgo internacional en este capítulo, según apunta Bolsas y Mercados Españoles (BME) en el balance del ejercicio 2017.

Según estima Bloomberg en 2018 la retribución a los accionistas de la bolsa española llegará a los 39.900 millones de euros y la rentabilidad por dividendo llegará al 3,8%, lo que supone el mayor porcentaje entre los principales índices del Viejo Continente.

La rentabilidad por dividendo es un ratio financiero que muestra la relación que existe entre la retribución al accionista realizada por la compañía en el último año y el precio de ese título. Por tanto, es un porcentaje que puede llevar a equívoco a muchos inversores si se da el caso de que una compañía muy castigada en el año reparte un dividendo generoso. Es el caso de Siemens Gamesa que es el valor español que mayor rentabilidad por dividendo presenta hasta un 31,35%, aunque en 2017 el fabricante de aerogeneradores se dejó un 27,6% en el Ibex 35. De la misma manera, hay compañías con buenas rentabilidades en bolsa, pero son poco generosas en cuanto al reparto de rendimientos a sus accionistas, caso de Cellnex e IAG.

 

 

Algo más ajustado se encuentra la rentabilidad por dividendo de Atresmedia que es el del 10,38%, aunque el grupo audiovisual propietario de Antena 3 y laSexta, entre otras cadenas de televisión, cayó un 16,3% en 2017. En diciembre dio un dividendo total de 0,67 euros por acción, repartido en dos pagos de 0,22 euros y 0,45 euros. 

La rentabilidad por dividendo de Naturhouse es del 9,16%, aunque la compañía dedicada a la dietética y la nutrición se dejó en 2017 un 14,97%. Miguel Ángel García-Ramos, analista fundamental de Estrategias de Inversión valora de forma positiva la compañía “como inversión defensiva y a medio y largo plazo. Su modelo de negocio es poco intensivo en capital, y ofrece niveles de generación de caja muy elevados (margen EBITDA de un 33% sobre ventas, un impresionante ratio de rentabilidad (RoE) superior al 80% y posición de caja neta en balance)”.

Endesa es la segunda compañía del Ibex 35 que mayor rentabilidad por dividendo presenta en el 7,29%. La eléctrica que preside Borja Prado ha hecho bandera de esta estrategia empresarial para atraer a los inversores y según su plan estratégico está comprometida a destinar el 100% del pay out (porcentaje de beneficios destinado a dividendos) hasta al menos 2020. En los tres próximos ejercicios dará 5.900 millones de euros por este concepto y este curso dará 1,33 euros por títulos a sus accionistas. Cabe recordar que el 70,1% de esta retribución acaba en manos de Enel, es decir, a manos de su principal accionista que es la eléctrica semipública italiana (el 25,5% de Enel pertenece al Estado italiano). La eléctrica tampoco se ha librado de la caídas en el parqué en 2017, se dejó un 11,3% de su valor bursátil.

Álvaro Blasco, director de ATL Capital, apunta que las eléctricas las ve interesantes por los altos dividendos que pagan. "Somos positivos con el sector, pero depende de cada compañía. Endesa es una gran compañía, que creo que le va a ir muy bien y ya ha dicho que va a repartir el 100% de sus beneficios en dividendos hasta 2020, pero tiene una posibilidad de expansión geográfica limitada por imperativo de la operación que hizo su matriz, sin embargo sí ha anunciado un plan de inversión en España. Iberdrola, por su parte, está muy bien situada en mercados emergentes, tenemos muchas esperanzas en su desarrollo en Estados Unidos. No es un sector que lo vaya a hacer mejor que el Ibex, pero sí va seguir a un mercado alcista y con dividendos sustanciales".

BME, por su parte, también es una de las compañías del continuo que mayor rentabilidad por dividendo tiene con el 6,64%. Enagás cumple también con sus inversores y su rentabilidad llega al 5,83%, aunque tampoco se libró de las correcciones en el parqué en 2017, en el que su títulos cayeron un 1,06%. Prosegur tiene una rentabilidad por dividendo del 5,74%, mientras que en Euskaltel se queda en el 5,42%. El caso de Prosegur es diferente, ya que se anotó en 2017 una subida del 10,3%.

Mediaset cerró el año con una rentabilidad por dividendo del 5,31%, seguido de Mapfre que llega al 5,21%, Técnicas Reunidas llega al 5,01%, Iberdrola un 4,9%, Gas Natural un 4,82%, Telefónica un 4,79% y DIA un 4,78%.