El director de Negocio de Promotores de Caja Madrid, Alberto Manrique, ha destacado que su entidad está vendiendo con pérdidas contables muchas de las viviendas adquiridas a promotores en pago por sus deudas, por lo que rechazó que estén haciendo competencia desleal a las inmobiliarias. Por otra parte, señaló que ve posible que se produzcan nuevas entradas de las entidades financieras en el accionariado de las inmobiliarias.
El directivo de Caja Madrid destacó que   ve posible que se produzcan nuevas entradas de las entidades financieras en el accionariado de las inmobiliarias, como ya han hecho en algunas cotizadas como Metrovacesa  o Colonial. Un grupo de bancos entre los que se encontraban Popular, La Caixa y Pastor  tomó el año pasado el control de la inmobiliaria Colonial ejecutando las garantías otorgadas por su anterior propietario, Luis Portillo.

Por otra parte, el director de negocio de promotores de Caja Madrid, Alberto Manrique, destacó que  quienes piensan que la irrupción de bancos y cajas en el negocio inmobiliario, al quedarse con activos a cambio de cancelar créditos, supone una distorsión del mercado ya que pueden ofrecer mejores condiciones de financiación para sus viviendas, justificando así la venta de pisos por debajo del precio de compra.

Manrique dijo que en Caja Madrid han sido reacios a comprar activos inmobiliarios por "política de gestión de balance", aunque lo han hecho cuando sus clientes se lo han pedido y en la entidad han visto algún beneficio en la operación. 

En un coloquio durante la "Conferencia Inmobiliaria de Madrid 2009", previa al SIMA09, el presidente de Inmobiliaria Chamartín, Carlos Cutillas, no quiso hablar de competencia desleal, pero manifestó su deseo de que las entidades financieras vendan sus activos inmobiliarios "cuanto antes" y dejen a las empresas del sector "dedicarse a su negocio".

En este sentido, aseguró que son las entidades de crédito son las únicas que pueden sacar al mercado sus viviendas con descuentos de hasta el 50%, algo imposible para los promotores, que no tienen ni dinero ni capacidad financiera.