Los mercados de renta variable crecerán de forma moderada en 2008, según Caja Madrid Bolsa, que prevé que el Ibex-35 cerrará el próximo año entorno a los 17.400 puntos, lo que supondría una revalorización del 10%, y apuesta por invertir en bancos y constructoras. El director de análisis de Caja Madrid Bolsa, Víctor Peiro, explica que en 2008 habrá un entorno macroeconómico "complicado" y las ventas de las empresas crecerán moderadamente, lo que podría trasladarse a los beneficios.
Apuntó que, además, las operaciones corporativas tendrán una menor influencia que en el pasado. Ante este panorama, advirtió de que en 2008 será "más necesario que nunca" hacer una adecuada selección de valores y apostó por basar esta elección en sectores más que en áreas geográficas. "Hay que escoger lo mejor de cada sector, con independencia del mercado", dijo Peiro, quien añadió que Caja Madrid Bolsa estima que los sectores con mayor potencial para 2008 en el mercado español son los bancos y las constructoras. La apuesta por la banca española se basa en unas previsiones de incremento del beneficio del 15% y en que seguirá generando valor, así como en una rentabilidad por dividendo del 4,7% y en que presentan una mejor valoración comparativa que sus homólogos en Europa. Todas estas características positivas justificarían una revalorización del 18% de la valoración teórica del sector, afirmó Peiro. Entre los bancos, los valores por los que apuesta Caja Madrid Bolsa son BBVA, que presentará beneficios crecientes sostenibles, y Banco Popular, que cuenta con la mejor combinación del binomio rentabilidad-riesgo. En cuanto a las constructoras, la caja estima que la penalización que han sufrido este año "parece injustificada" porque el peso de la actividad inmobiliaria en la valoración del sector es reducido. Además, subrayó Peiro, la propia actividad de la construcción representa un peso limitado y la obra civil compensará la esperada caída en construcción residencial en 2008. Así, Caja Madrid Bolsa prevé crecimientos del 10% en el beneficio recurrente del sector y su apuesta se centra en ACS, en el corto plazo, y Ferrovial, en un horizonte temporal más largo. Para la entidad, ACS presenta una buena evolución de beneficios, con crecimientos del 15%, gracias a la actividad de servicios industriales y a sus participadas, así como al papel clave que jugará en la consolidación del sector eléctrico español y su posición en energías renovables. En el caso de Ferrovial, destaca su clara estrategia, el buen comportamiento de la actividad de servicios y la excesiva penalización sufrida hasta ahora por la compra de BAA. La cartera modelo de Caja Madrid para el próximo año está compuesta por ACS, BBVA, Banco Popular, Indra, Enagas y Telecinco, a lo que añadió que también gustan para posibles futuras revisiones de la cartera Gamesa, Unión Fenosa, Inditex, Repsol y Acerinox. Peiro subrayó que, además, existen oportunidades en compañías pequeñas y recordó que en 2007 el aumento del riesgo ha provocado que sea un año de grandes valores, "lo que supone que ahora existan muchas oportunidades entre los valores de menor tamaño". Entre las firmas de mediana y pequeña capitalización, Caja Madrid Bolsa aboga por invertir en Viscofan, Prosegur, Tubacex, Europac, Indra, Prisa y Alba, y como alternativas de valor a medio plazo estarían Abengoa, Sol Melia, Ebro Puleva y Natra