Caixa Galicia informó hoy de que ha realizado una provisión cautelar de 78 millones de euros con cargo a los resultados del primer semestre del año para anticiparse a los riesgos que puedan derivarse de la solicitud de suspensión de pagos de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, de la que es acreedora. En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la caja señaló que, de forma prudencial, los créditos pendientes de cobro con Martinsa-Fadesa pasan a partir de ahora a la categoría de "riesgo sub-estándar" y añadió que esta dotación será suficiente para cubrir la deuda de Martinsa-Fadesa, por lo que no tendrán que realizarse provisiones adicionales.
Los 78 millones de euros destinados a este fin se han costeado, según la caja, con las plusvalías obtenidas entre enero y junio del presente año. No es la primera entidad acreedora de Martinsa Fadesa que anuncia una medida de este tipo, ya que también el Banco Popular indicó hoy que destinará provisiones por 100 millones de euros, Caja Madrid destinará 271 millones de euros, y La Caixa, 192 millones. El consejo de administración de Martinsa Fadesa decidió ayer presentar un concurso voluntario de acreedores ante los problemas para refinanciar cerca de 4.000 millones de euros de su deuda, que en total ronda los 5.100 millones de euros.