Los inventarios semanales de crudo han caído en 4,9 millones de barriles en la semana que terminó el 24 de agosto, según el API. El Departamento de Energía (DOE) estima, por su parte, que el retroceso fue de 3,5 millones. Las reservas de gasolina se revisaron en 2,4 millones de barriles a la baja (API) y en 3,6 millones, según el DOE. Tras el dato, el futuro del barril de WTI sube un 1,1% hasta los 72,5 dólares.