El presidente de EEUU, George W. Bush, afirmó hoy que hay suficiente liquidez en el país para una "corrección" en los mercados, después de que Wall Street abriera con una fuerte tendencia a la baja. "Hay suficiente liquidez en el sistema para permitir una corrección en los mercados", dijo Bush en una rueda de prensa, antes de comenzar un largo fin de semana de descanso en Maine, donde se reunirá con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy.
El presidente reiteró que las "bases fundamentales" de la economía estadounidense son muy "robustas" y mencionó una "fuerte" creación de empleo, el aumento de los salarios y la baja inflación. Además, remarcó que la expansión económica en el extranjero ha tirado de las exportaciones de EEUU en el segundo trimestre y ha contribuido a que registrara un crecimiento del 3,4% en ese período. Bush también envió el miércoles un mensaje de tranquilidad a las bolsas, pero sus argumentos no han calado hasta ahora en Wall Street, que abrió hoy con una fuerte caída tras los problemas revelados por el banco BNP Paribas y la aseguradora AIG en sus fondos de inversión con activos en hipotecas de baja calidad. A las 15.25 GMT, el Dow Jones había caído 152 puntos, lo que equivale a un 0,9%. Estados Unidos sufre una crisis inmobiliaria que ha aumentado la morosidad y las ejecuciones de hipotecas, y que ha comenzado a restringir el crédito en general. Bush dijo ser contrario a que el Gobierno dé ayudas a las personas que se encuentran en dificultades para pagar las mensualidades de su vivienda. No obstante, señaló que el programa federal hipotecario para personas de bajos ingresos usará "flexibilidad" para aprobar refinanciaciones de préstamos.