El Banco Central Europeo (BCE) observa con atención las condiciones en el mercado de dinero, un día después de haber inyectado al sistema cerca de 95.000 millones de euros. Desde Commerzbank se indica que esta situación podría significar que el BCE "se prepara para una nueva inyección de liquidez adicional ya que la de ayer tenía un vencimiento de un día".
El Banco Central Europeo (BCE) observa con atención las condiciones en el mercado de dinero, un día después de haber intervenido con una inyección de liquidez sin precedentes. Así lo ha asegurado Christoph Walz, analista de Commerzbank, quien destaca que "la situación del mercado de dinero europeo se observa con atención, lo que podría significar que prepara una nueva intervención con una inyección de liquidez adicional ya que la de ayer tenía un vencimiento de un día. El BCE adjudicó ayer en una subasta de financiación rápida, 94.841 millones de euros (130.880 millones de dólares), con un vencimiento de un día, cantidad que supera los 69.300 millones de euros (95.634 millones de dólares) inyectados el 12 de septiembre de 2001, un día después de los atentados en EEUU. Al mismo tiempo, la Reserva Federal estadounidense (Fed) puso a disposición del sistema financiero unos 17.500 millones de euros (24.000 millones de dólares) en reservas temporales y el Banco de Australia introdujo otros 3.000 millones de euros. La crisis de hipotecas de alto riesgo estadounidenses ha alcanzado al mercado de dinero, lo que ha obligado a varios bancos centrales a inyectar liquidez de forma conjunta, hasta ahora por valor de más de 121.000 millones de euros (165.165 millones de dólares), para evitar un colapso del sistema financiero.