Las autoridades británicas han mantenido contactos regulares con la Comisión Europea (CE) sobre la operación de rescate del banco Northern Rock, pero todavía no han notificado formalmente la ayuda prestada, según el portavoz de Competencia de la CE, Jonathan Todd. Northern Rock fue la primera entidad del Reino Unido que tuvo que acudir a las reservas de emergencia del Banco de Inglaterra en septiembre pasado, debido a los problemas de liquidez derivados de la crisis de las hipotecas de alto riesgo.
El banco emisor británico habilitó un crédito ilimitado a Northern Rock, aunque con un tipo de interés penalizad, para evitar su banca rota Pero el Ministerio de Economía advirtió hoy a los posibles compradores del Northern Rock de que el préstamo no se extenderá más allá de febrero del 2008, aunque apuntó que podría ofrecerles ayuda financiera, siempre que ésta sea respaldada por las autoridades de Bruselas. Desde la Comisión, el portavoz de Competencia, Jonathan Todd, indicó que Londres les ha informado regularmente de las actuaciones relativas a Northern Rock, pero dejó claro que no ha notificado formalmente ninguna ayuda. Todd recordó que la legislación europea sobre ayudas de Estado admite las operaciones de rescate si no se alargan más de seis meses. Si superan ese plazo, las ayudas deben dirigirse a la reestructuración, en cuyo caso la entidad deberá presentar un plan de reorganización para su evaluación por las autoridades europeas de competencia.