Las ofertas que el Northern Rock recibió hasta el viernes pasado infravaloran el ya de por sí muy disminuido precio de mercado de la entidad, que ha caído más del 80% desde septiembre, según un comunicado enviado hoy por el banco a la Bolsa de Londres. Tras conocerse esa noticia, las acciones de la entidad cayeron esta mañana casi un 25% en la Bolsa de Londres hasta un nuevo mínimo de 1,01 libras (1,4 euros) por título, aunque a la 11.45 GMT se recuperaba ligeramente. Según el comunicado, el Northern Rock, en crisis desde que el Banco de Inglaterra lo rescató con un crédito de emergencia, ha recibido varias ofertas de inversión en el banco y de adquisición de algunos activos pero ninguna por la totalidad del negocio.
El consorcio liderado por el grupo Virgin y la compañía de capital riesgo Olivant, del último consejero delegado del banco británico Abbey antes de la compra del Santander, Luqman Arnold, han presentado sendas ofertas por el Northern Rock, según la BBC. El Ministerio de Economía añadió una noticia negativa para los accionistas de la entidad al decir esta mañana que los posibles compradores del Northern Rock no deben suponer que el crédito de emergencia del Banco de Inglaterra se extenderá más allá de febrero del 2008. No obstante, el Gobierno aseguró que podría ayudar financieramente al comprador final de la entidad en crisis, aunque antes probablemente tendrá que recibir la aprobación de la Unión Europa. El Northern Rock, que había fijado el viernes de la semana pasada como fecha límite para recibir propuestas indicativas de compra, dijo hoy que espera recibir nuevas ofertas en los próximos días. El banco también señaló en el comunicado que sus asesores ya han comenzado las conversaciones con las partes interesadas para conocer con detalle sus propuestas e identificar la oferta más apropiada para la compañía y sus accionistas. La compañía británica, que ya ha utilizado cerca de 25.000 millones de libras (35.000 millones de euros) del crédito del Banco de Inglaterra para seguir operando, vale hoy en Bolsa algo menos de 500 millones de libras (700 millones de euros) frente a los 3.000 millones que costaba en el mercado hace poco más de dos meses. El Northern Rock insistió en que espera tener una solución antes de febrero del 2008 y en que el cien por cien de los depósitos antiguos y nuevos de sus clientes tienen la garantía del Gobierno mientras continúe la inestabilidad en los mercados financieros.