La Comisión Europea anunció hoy que va a enviar una misión de observación a Kiev y Moscú para evaluar la situación sobre el terreno, tras las tensiones surgidas entre las dos capitales por la dificultad de Ucrania de hacer frente a los pagos por el suministro de gas ruso. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, informó mediante una carta al primer ministro checo y presidente de turno de la UE, Jan Fischer, de esta decisión y de los contactos mantenidos a finales de la semana pasada con el primer ministro ruso, Vladímir Putin. La CE no ha precisado la fecha en la que enviará la misión, pero sí ha confirmado que Barroso tiene previsto informar a los líderes de la UE de las conclusiones de los observadores en el Consejo Europeo de los próximos días 18 y 19.