La Comisión Europea autorizó hoy a Irlanda a realizar una inyección de capital público por valor de 4.000 millones de euros en Anglo Irish Bank. El Ejecutivo comunitario considera que esta medida es necesaria para resolver los problemas de solvencia de la entidad y mantener la confianza en los mercados financieros irlandeses. Al mismo tiempo, Bruselas considera que la recapitalización va acompañada de suficientes salvaguardas para limitar las distorsiones de la competencia. En particular, la ayuda se limita al mínimo necesario para que Anglo Irish Bank pueda continuar su actividad y el Gobierno de Dublín se ha comprometido a presentar un plan de reestructuración antes de finales de noviembre de 2009.