La Comisión Europea autorizó hoy a la compañía eléctrica checa CEZB y a la sociedad eslovaca JAVYS, que se dedica al tratamiento de residuos nucleares, a adquirir el control conjunto de la empresa común JESS, que será una central nuclear activa en la generación y venta de electricidad en Eslovaquia. El Ejecutivo comunitario constató que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el espacio económico europeo ni en una parte sustancial del mismo.