El primer ministro británico, Gordon Brown, defendió hoy regular los paraísos fiscales y acabar con "la cultura de los bonos bancarios a corto plazo" como medidas clave para atajar y revertir la situación actual de recesión global. Durante un discurso ante miembros del Partido Laborista en Dundee (Escocia), Brown también abogó por conceder ayuda a los países que por si mismos no pueden reestructurar sus sistemas bancarios y por establecer un marco global que permita supervisar el sistema financiero en su conjunto y no sólo de entidades concretas. Estas propuestas serán las líneas maestras de trabajo que, en su condición de anfitrión, presentará ante los gobernantes del G-20 cuando celebren su cumbre anual el próximo 2 de abril en Londres.