El primer ministro británico, Gordon Brown, ha afirmado que "el esfuerzo fiscal sin precedentes" que llevan a cabo los países del G-20 aportará a la economía mundial 5 billones de dólares (unos 3,7 billones de euros) adicionales hasta finales de 2010. Así lo afirmó Brown en la rueda de prensa al término de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G-20, en cuyo comunicado final se señala que este esfuerzo fiscal ayudará a salvar o crear millones de puestos de trabajo en el mundo y a aumentar la producción mundial un 4%.