Bank of America (BofA) podría devolver los 45.000 millones de dólares (34.255 millones de euros) recibidos del Gobierno a través del programa de alivio de activos problemáticos (TARP) a finales de 2009 ó a principios de 2010, según afirma el consejero delegado de la entidad, Kenneth Lewis. El máximo ejecutivo de la mayor entidad bancaria de EEUU condiciona en una entrevista concedida al diario 'The Charlotte Observer' la devolución de estas ayudas a la evolución de la economía y reitera que Bank of America volverá a ser rentable este año "en ausencia de problemas inesperados".
"En términos de la completa devolución de estas ayudas estaríamos hablando de finales de año o principios del próximo, cuando la economía comience a mejorar", señala Lewis, quien anteriormente había pronosticado que el banco podría tardar dos o tres años en devolver las ayudas públicas recibidas a través del TARP.

Asimismo, el consejero delegado de BofA indica que la entidad podría devolver ya los fondos si no fuera por los niveles excepcionales de capitalización requeridos en estos momentos a las entidades por la "fragilidad" del sistema financiero, e hizo hincapié en que estas ayudas no representan un "regalo" de los contribuyentes, puesto que la entidad ha abonado ya 402 millones de dólares (306 millones de euros) en dividendos destinados a las arcas públicas.

En el momento de su introducción, el TARP contemplaba la obligación para las entidades partipantes en el programa de mantener los fondos recibidos durante un mínimo de tres años o captar capital para reemplazarlo. Sin embargo, un cambio de última hora en la legislación eliminó este requisito, facilitando la devolución de los fondos con mayor rapidez.

Por otro lado, el consejero delegado de BofA reconoce que su mayor error de los últimos meses quizás haya sido aceptar demasiados fondos del TARP y señala que el banco podría haberse limitado a tomar 5.000 ó 10.000 millones de dólares, manteniendo sus ratios de capital "relativamente en forma".

"Lo hicimos por un exceso de prudencia, porque no puedes saber cómo de mal pueden ponerse las cosas, pero fue un error y provocó que se nos considerara de una forma que no merecíamos", afirma.

LA COMPRA DE MERRILL, DE LAS MEJORES QUE HA HECHO.

Por otro lado, el máximo ejecutivo de BofA defiende la adquisición del banco de inversión Merrill Lynch, pactada el pasado mes de septiembre y completada en enero, y señala que dentro de un tiempo se demostrará que ha sido una de las mejoras operaciones realizadas por la entidad.

"Si miro en un marco temporal intermedio, como los próximos tres o cinco años, o un plazo mayor como los próximos diez años, creo que Merrill demostrará ser una de las mejores adquisiciones que jamás hemos hecho", afirma Lewis.