El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, ha advertido que AIG debería pagar al Gobierno para compensar por los 165 millones de dólares (unos 127 millones de euros) en primas que dio a sus empleados como condición para recibir 30.000 millones de dólares en ayuda adicional. La aseguradora ya ha recibido un rescate gubernamental con dinero de los contribuyentes.
El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, señaló que "impondremos a AIG un compromiso contractual para que pague al Tesoro, con el dinero de las operaciones de la compañía, la cantidad de los premios de retención que entregó", expresó Geithner en una carta a los líderes del Congreso.

El secretario también dijo que el Tesoro deduciría 165 millones de dólares del ya planificado incremento de 30.000 millones de dólares en ayuda para la aseguradora American International Group anunciado el 2 de marzo.

Las primas de AIG, que se acordaron a principios del año pasado antes de que el Gobierno tuviera que rescatar al gigante de los seguros, han provocado un fuerte malestar en el Capitolio.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo el martes que en pocos días podría elaborarse una legislación para recuperar los fondos.

El Gobierno, que ahora tiene una participación del 80 por ciento en AIG, ha debido rescatar en tres ocasiones a la compañía, con cantidades que suman 180.000 millones de dólares.

Geithner señaló que el Tesoro está trabajando con el Departamento de Justicia para determinar si podría acudirse a las cláusulas del paquete de estímulo económico recientemente aprobado, que cubren la compensación que deberán entregar quienes reciban el rescate, para recuperar el valor de esas primas.

"Nuestra revisión determinará si podemos recuperar esas primas (utilizando esas cláusulas)", dijo Geithner. No obstante, el secretario que la ley de estímulo sólo allanaría el camino a las negociaciones con la compañía.

Por eso, Geithner indicó que el Tesoro está avanzando con caminos para asegurar el reembolso.

"Nosotros (...) queremos asegurarnos de que los contribuyentes sean compensados por cualquier dinero que no podamos recuperar", expresó Geithner en su carta.