Bank of America, la mayor entidad bancaria de EEUU, obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.419 millones de dólares (1.716 millones de euros) en el segundo trimestre del año, lo que representa un retroceso del 24,9% respecto al mismo periodo del año anterior, informó la entidad, que aún así superó las expectativas de Wall Street.
Sin tener en cuenta el pago de dividendos, que ascendió a 805 millones de dólares, el beneficio neto de Bank of America alcanzó los 3.224 millones de dólares (2.288 millones de euros), un 5,4% menos que hace un año. Además, en la cifra abonada como dividendos se incluye el pago de 713 millones de dólares en relación con las acciones preferentes adquiridas por el Gobierno de EEUU.

La caída del beneficio neto de Bank of America supone el primer retroceso trimestral en las ganancias de los grandes bancos de EEUU que han presentado sus cuentas hasta la fecha, después de que Goldman Sachs ganara un 65% más en el segundo trimestre, hasta 3.435 millones de dólares (2.458 millones de euros) y JPMorgan Chase elevara un 36% sus ganancias, hasta 2.721 millones de dólares (1.928 millones de euros).

La cifra de negocio de Bank of America alcanzó los 32.774 millones de dólares (23.258 millones de euros), un 60,5% más que hace un año, gracias a la adquisición de Merrill Lynch, mientras que las provisiones por pérdidas crediticias sumaron 13.375 millones de dólares (9.492 millones de euros), más del doble que en el mismo periodo de 2008.

La entidad destacó la contribución a sus resultados por parte de los negocios en los mercados mayoristas de capitales, así como por los préstamos a hogares y las ganancias por la venta de acciones del China Construction Bank (CCB), que se vieron en cierta medida contrarrestados por el continuo incremento en los costes crediticios y el aumento de las provisiones, así como por los ajustes en el valor de determinados activos, incluyendo la cartera de valores estructurados de Merrill Lynch.

Por otro lado, la entidad con sede en Charlotte subrayó que ha logrado concluir el segundo trimestre con su posición de capital "más fuerte" de los últimos tiempos al alcanzar un ratio de capitalización Tier 1 del 11,93%.

"Obtener un beneficio neto positivo en un entorno extremadamente complicado habla de la diversidad y fortaleza de nuestro modelo de negocio", destacó el presidente y consejero delegado de Bank of America, Kenneth D. Lewis.

Retos del banco


No obstante, el máximo ejecutivo de la entidad advirtió de que aún existen "complicados retos" para el banco procedentes de la continuada debilidad de la economía global, así como por el incremento del paro y el deterioro de la calidad del crédito, que afectarán a los resultados de la entidad en lo que queda de año y hasta bien entrado 2010.
De este modo, en el conjunto de los seis primeros meses del año, Bank of America obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.233 millones de dólares (3.714 millones de euros), un 23,3% más que hace un año, mientras que su cifra de negocio aumentó un 82,2%, hasta 68.532 millones de dólares (48.635 millones de euros) y las provisiones sumaron 26.755 millones de dólares (18.985 millones de euros), más del doble que en el primer semestre de 2008.

Por otro lado, Bank of America anunció que la integración de Merrill Lynch, cuya adquisición se formalizó en enero, sigue el camino previsto y destacó que espera alcanzar este año más del 40% del objetivo inicial de ahorrar unos 7.000 millones de dólares, frente a la expectativa original del 25%. Asimismo, la entidad señaló que