El fabricante alemán de vehículos de lujo BMW redujo su beneficio neto en el primer semestre del año un 26%, hasta 994 millones de euros (1.550 millones de dólares), y revisó a la baja los pronósticos de ganancia para el conjunto del año. Este anuncio desplomó sus acciones en la apertura de la sesión de la Bolsa de Fráncfort un 10%, hasta 26 euros. Según el productor germano, ya no es válido el objetivo que tenía hasta ahora de alcanzar, como mínimo, 3.780 millones de euros (5.897 millones de dólares), si bien no proporcionó nuevas previsiones.